Cómo hacer un limpiador facial casero

Si quieres tener un limpiador facial casero porque no tienes ganas de seguir gastando dinero limpiadores comerciales o simplemente porque quieres saber qué es lo que te estás aplicando a tu rostro, no te pierdas cómo hacer un limpiador facial casero.

Son muchas las personas que cuando piensan en cuidar su rostro lo que prefieren es encontrar productos que se adapten a su dermis pero que los ingredientes sean totalmente naturales.

De esta manera, si haces un limpiador facial casero, y alguno de sus ingredientes no te va bien, puedes cambiarlo por otro que te vaya mejor y que te respete aún más tu dermis o que encaje mejor con tus características dérmicas.

Aunque en este artículo, vamos a explicarte a cómo hacer un limpiador casero, pero vamos a centrarnos en ingredientes que te sirvan a ti y te vaya bien. Es decir, vamos a darte la receta de un limpiador para tu cutis que sirva para todo tipo de pieles y que además sea eficaz.

Antes de nada, también queremos mencionarte que no es buena idea que hagas mucha cantidad de sustancia porque al ser totalmente natural se puede deteriorar con facilidad. En este sentido, haz mejor cantidad para una semana.

Después de una semana, desecha el resto que te quede y después haz otra receta nueva. Así te asegurarás de que tu limpiador facial casero siempre esté en buenas condiciones y sea eficaz.

Otra idea que también puedes seguir es que, cuando hagas la cantidad de sustancia, lo guardes en la nevera. En este caso, en lugar de una semana te puede durar dos.

Tu producto casero podría estar en buenas condiciones durante más tiempo y puedes hacer más cantidad si así lo deseas para poder estar más tiempo sin hacer la receta.

La limpieza del rostro

Cuando hablamos de la limpieza del rostro, no solo basta con lavar tu cara con agua y jabón. Se necesita mucho más para que realmente puedas tener un rostro bien cuidado y limpio, totalmente libre de impurezas.

Lavar la cara es un gesto que tenemos interiorizado puesto que es parte de nuestra higiene. Pero esto no significa que sea suficiente, no solo es un gesto automático que hacemos cada mañana. Si lo haces bien, tendrás un rostro mucho más saludable.

Tu rostro necesita buenos cuidados, no solo de limpieza, sino también de cuidados. Y para ello, debes saber cómo tratar tu piel. Las rutinas de limpieza y cuidado, debes hacerlas dos veces al día, siendo la mañana y la noche las mejores opciones.

De esta manera, estarás asegurando que tu rostro tenga buen aspecto durante todo el día. Teniendo todo esto presente, es fundamental preparar tu dermis cada día y hacerlo correctamente es necesario tanto para tu presente como para tu futuro.

Por qué tienes que limpiar tu rostro en profundidad

Como te hemos mencionado más arriba, la limpieza del rostro debe ser por la mañana y por la noche. Tiene que ser tan importante como lavarte los dientes después de comer… Porque es la única forma de mantener una dermis bien cuidada.

Es importante limpiar tu rostro nada más levantarte porque de esta manera, estarás eliminando todas las impurezas que ha expulsado tu dermis de manera natural mientras estabas durmiendo por la noche.

Por la noche, también es fundamental que limpies tu rostro, porque de esta manera estarás eliminando todas las impurezas, contaminación, maquillaje, suciedad… que se te ha ido adhiriendo a tu rostro durante todo el día.

Por si fuese poco, cuando limpias tu rostro eficazmente y en profundidad, estarás consiguiendo algo maravilloso: estarás preparando tu dermis para que los productos que usas de cuidado facial penetren mejor y sean más efectivos.

Antes de usar el limpiador facial puedes usar un jabón neutro que retirarás con agua tibia para posteriormente usar tu limpiador facial comercial o casero antes de los productos de cuidado.

Limpiadores faciales comerciales vs caseros

Un limpiador facial casero que realices con tus propias manos, podrá ofrecerte resultados inmediatos y además, también sabrás exactamente cuáles son los ingredientes que lleva. No tendrás sopesas desagradables porque sabrás en todo momento qué te estás echando.

Además, si hay algún ingrediente que no te va bien, solo tendrás que cambiarlo por otro diferente.  Pero entonces, ¿por qué comprar un limpiador comercial si los caseros parecen tan buena opción?

La respuesta es sencilla… Y es que los comerciales son productos que te dan garantías de eficacia y tendrás resultados rápidos y constantes. En cambio, con los caseros tendrás que usar más producto para tener buenos resultados, y no siempre son tan eficaces.

De hecho, los comerciales son más cómodos, no son productos muy caros y además te dan resultados inmediatos. Esto es importante, sobre todo, para aquellas personas que no tienen mucho tiempo o que simplemente no quieren hacer sus propios productos caseros.

No te lo puedes perder: Los 5 mejores limpiadores faciales

Antes de hacer tu receta casera

Para que tengas donde poder elegir, vamos a escoger ingredientes que sean variados en más de una receta, pero lo más importante, es que queremos que los puedas tener en tu hogar. Es decir, que vayas a tu despensa y los encuentres.

Si no los tuvieras en tu despensa, no te preocupes mucho porque serán ingredientes que podrás encontrar fácilmente en cualquier tienda cerca de tu hogar. Queremos que te des cuenta que no es complicado lucir un rostro limpio y saludable.

Además de usar productos que puedas tener en tu hogar, también estarás aportando beneficios a tu dermis, ya que muchos de los ingredientes que te vamos a comentar, también tienen propiedades que favorecerán tu salud dérmica.

Aunque antes de adentrarnos en la receta queremos que seas consciente que si tienes algún problema dérmico, antes de nada tendrás que acudir a tu médico o dermatólogo para que te explique qué tipo de ingredientes podrían ser adecuados para ti y cuáles deberíais evitar.

De esta manera, podrás realizar las recetas caseras con total confianza y seguridad de que podrás hacerlo bien y que esos ingredientes estarán respetando tu piel al máximo.

Cómo realizar tu limpiador facial casero

Ahora, llegados a este punto y teniendo en cuenta todo lo anterior, queremos explicarte una receta para que puedas hacer ahora mismo. Así, cuanto antes lo hagas, antes podrás comenzar a usar tu limpiador casero.

Avena, lavanda y arcilla

Este tipo de limpiador es muy frecuente porque es sencillo de hacer, los ingredientes se encuentran fácilmente y además te ofrece buenos resultados. Es una limpieza suave y el añadir o no aceite de lavanda dependerá de si quieres que contenga perfume o no.

Si tienes la dermis muy sensible puedes obviar el echarle lavanda en caso de que te irrite, pero es poco probable que te vaya mal, ya que es un ingrediente pensado incluso para las dermis sensibles.

Es un limpiador suave el que nos ocupa en este punto por lo que si tienes la dermis sensible es buena opción. Solo necesitas avena, arcilla y lavanda.

  • Avena. Exfolia tu dermis, hidrata y además es respetuosa con la piel. Si tienes la dermis grasa también regulará la producción del sebo sin resecar la dermis.
  • Arcilla. Permite tensar tu dermis y que además de limpiar puedas acabar con las células muertas, las impurezas y las toxinas.
  • Lavanda. Además de aportar perfume también es ideal para cicatrizar y para aportar acción antiinflamatoria, necesaria para la dermis más irritada.

No te vayas sin leer esto: Los 5 mejores limpiadores faciales para hombre

Cómo realizar la receta

Para realizar este limpiador facial casero, debes tener en cuenta lo siguiente.

Ingredientes

  • 1 vaso de avena
  • 1 vaso de arcilla blanca
  • 15 gotas de lavanda
  • 1 cuchara de madera
  • 1 colador
  • 1 molinillo

Paso a paso

  • Mete la avena y la arcilla en un molinillo hasta obtener un polvo fino. Pásalo por un colador para separar los trozos que no se han molido bien.
  • Después añade la avena en un reciente y mézclalo con la arcilla blanca (mejor en polvo) y las gotas de lavanda. Bate todo muy bien con una cuchara de madera hasta que quede líquido.
  • Después tendrás que meter la sustancia en un recipiente de vidrio hermético. Etiqueta el bote y pon la fecha en la que lo has realizado. Así sabrás la fecha para poder hacer el siguiente.
  • Mételo en la nevera para que te dure más tiempo.

Lee más: Doble limpieza facial: ¿Qué es y qué beneficios tiene?

Cómo utilizarlo correctamente

Es importante que lo utilices todos los días, tanto por la mañana como por la noche. Para usarlo solo tendrás que coger una cuchara sopera y aplícalo en tu rostro, puedes mezclarlo con un poco de agua.

Después tendrás que hacerte un suave masaje, volver a enjuagar con agua y luego secar con cuidado.

Recuerda que es el primer paso de tu limpieza y cuidado facial.

Ahora que ya sabes cómo hacer tu limpiador facial casero, solo tienes que ponerte manos a la obra. Como has podido comprobar es mucho más fácil de lo que te imaginas y puedes tener siempre a mano tu limpiador.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta