¿Por qué utilizar un sérum con vitamina C?

Es normal que sepas la importancia que tiene la vitamina C en tu salud, pero, ¿sabías lo esencial que es también para el cuidado de tu dermis a través de un sérum? Por eso, vamos a hablarte sobre por qué utilizar un sérum con vitamina C.

La vitamina C (pura) es un estupendo antioxidante y reparador de la dermis. Suele tener una consistencia ligera que penetra muy bien hasta las capas más internas de tu piel siendo aún más efectivo.

Vamos a comentarte cuáles son los beneficios que puedes encontrar con este tipo de productos y por qué es tan importante que los incluyas en tus rutinas de cuidado facial.

Vitamina C o ácido ascórbico

Se conoce de las dos maneras: Vitamina C o ácido ascórbico. Trata de un nutriente esencial que se necesita en el organismo y que se obtiene de los alimentos o de suplementos cuando el médico así lo indica.

La dermis de cualquier persona requiere altas cantidades de esta vitamina porque tiene una función antioxidante excelente que puede ayudar a proteger de los daños ambientales y de los rayos solares. Si además, se junta con retinoides es excelente para un tratamiento antiedad.

La forma pura siempre es mejor que la modificada porque es mucho más potente, aunque es menos estable. Es necesario que siempre, cuando compres un cosmético con este componente, te aseguren su estabilidad para que sea más efectivo.

Beneficios de la vitamina C para tu dermis

Por supuesto, la vitamina C te aportará grandes beneficios dérmicos que debes conocer antes de decidir comprar un producto de estas características. Los más evidentes son los siguientes:

  • Mayor reducción de colágeno y elastina
  • Menor flacidez en la dermis facial
  • Retrasa el envejecimiento prematuro y lucha contra los signos existentes
  • Es un antioxidante de gran poder que te protege ante los agentes nocivos del ambiente
  • Tendrás una dermis más iluminada
  • Previene y reducir las manchas solares
  • Las arrugas y líneas de expresión quedarán difuminadas

Algunos datos a destacar

Existen algunos datos que merece la pena destacar porque sin duda son realmente beneficiosos para ti. Por ejemplo:

  • Podrás tener más colágeno en la dermis. Tendrás más colágeno en tu organismo y gracias a esta proteína que se encuentra en el tejido conectivo de tu piel, tendrás más elasticidad y firmeza en tu rostro.
  • Más producción de elastina. Igual que ocurre con el colágeno, la vitamina C también te ayudará a que produzcas de manera natural elastina, aportando aún más elasticidad y flexibilidad a la dermis de tu rostro.
  • Te protege de la radicación solar y otros radicales libres. Esta vitamina te ayudará a proteger tu ADN celular de los radicales libres, los agentes que pueden causarte daños dérmicos y evitar así un deterioro demasiado prematuro de tu dermis.
  • Los antioxidantes son tus aliados. Los antioxidantes serán tus grandes aliados porque también lucharán contra los efectos dañinos del ambiente tanto a nivel externo como interno de tu dermis. Reduce el daño oxidativo. Siguiendo los dos puntos anteriores, también te adiará a reducir el daño oxidativo en tu dermis siempre que el producto también contenga vitamina E.
  • Una piel menos apagada. Tendrás una dermis mucho más iluminada y con menos pigmentación indeseada.
  • Estimula tu dermis. Tendrás una estimulación de las células epiteliales y curará la recuperación y curación de la dermis dañada.

Aplicar Vitamina C en tu piel

Llegados a este punto es más que probable que estés pensando, ¿y por qué tengo que aplicar esta vitamina en mi piel con todos los ingredientes que hay en el mercado en los sérums? Es normal que te lo preguntes y queremos darte respuesta a esto.

De hecho, el uso de esta vitamina debería ser obligada a partir de los 35 años tanto en hombres como en mujeres por todos los beneficios que te hemos comentado anteriormente. Usado de manera tópica tendrás la piel bien cuidada todo el tiempo.

Además, se absorbe muy bien si es acuoso, aunque si ves en forma de crema puede tardar más. Por eso el sérum siempre es mejor opción (aunque el gel puede tardar algo más).

También puede trabajar desde las capas más profundas de la dermis, siendo más eficaz y capaz de conseguir grandes resultados en menos tiempo. Aunque claro, esto depende de lo constante que seas en el uso del producto.

Lo ideal es que lo utilices mañana y noche todos los días. Solo siendo constante en la aplicación diaria conseguirás resultados en menos tiempo.

Por otra parte, también es importante que te fijes en los ingredientes que también tiene el sérum que quieras usar con vitamina C. Resulta primordial que sus ingredientes sean naturales, que no contenga parabenos y que apenas contenga conservantes.

Si no contiene irritantes, ni siliconas, ni alcohol ni ningún tipo de irritante, mucho mejor. Solo de esta manera podrás evitar el efecto combinado. Este efecto ocurre cuando usas cosméticos que contienen químicos en su composición.

Estos químicos se convierten en toxinas que se adhieren a la dermis y que te pueden generar problemas de salud, sobre todo, a nivel hormonal. Pero lo podrás evitar si sabes escoger bien el producto que mejore tu salud dérmica en todos los aspectos.

Seguro que te interesa: Los 5 mejores sérums para hombre

Qué debes fijarte cuando compras un sérum con vitamina C

Además de lo comentado anteriormente, también es importante que te fijes en su formulación, que sea estable y que tenga un % correcto para evitar irritaciones (no más del 20% ni menos del 8%).

Esta vitamina es más estable en sérum pero también en cremas cuando los componentes son los adecuados. Suelen tener estos nombres: Ascorbyl Sodium Phosphate, Ascorbyl Glucoside o Ascorbyl Palmitate (son formas modificadas y más estables de la vitamina C).

Aspectos que debes considerar

Cuando utilices este tipo de productos en tu piel debes tener en cuenta que es mejor que sea en una textura acuosa para que penetre mejor en la dermis y llegue a las capas más profundas.

Como el ácido ascórbico suele oxidarse en cuanto entra en contacto con el aire o la luz solar, esto hace que sea menos eficaz y potente. En este sentido, resulta fundamental asegurarte su estabilidad en el producto cosmético que vayas a comprar.

En este sentido, nunca compres un cosmético que pueda tener este problema de inestabilidad porque no encontrarás la eficacia que realmente necesitas.

Otros daros que debes conocer

Una vez llegados a este punto, queremos hablarte sobre los puntos más fuertes de este tipo de productos para que puedas hacerte una idea de todo lo que te aportará.

No importa el tipo de piel que tengas o la edad que pone en tu DNI, lo que importa es que sepas que debes usar este tipo de cosmético cuanto antes mejor, y si tienes más de 35 años, ¡entonces debes hacerlo ya!

¿Por qué? Te recordamos algunos puntos importantes:

  • Es un potente antioxidante. Protege tus células dérmicas y su poder antioxidante repara y regenera tu dermis desde las capas más profundas. Tendrás una piel mucho más saludable y rejuvenecida.
  • Tendrás más colágeno y elastina. Como te hemos apuntado más arriba, tendrás estos niveles aumentados de manera natural. Debes saber que a partir de los 40 años los niveles se reducen drásticamente y con el paso del tiempo van disminuyendo más y más. Es por esto que sin un tratamiento continuado la piel se ve más apagada, flácida y con imperfecciones.
  • Restaura y regenera. Te protegerá de los radicales libres y cualquier factor externo que pueda dañar tu dermis. Si tienes acné o cualquier otra imperfección también te ayudará a reducirlo considerablemente.

No te lo puedes perder: Los 5 mejores sérums con Vitamina C

Úsalo en invierno y en verano

Hay personas que consideran que es mejor usar este tipo de productos en verano porque es cuando más se daña la dermis, ¡grave error! Tu rostro debes cuidarlo todas las épocas del año, ¡todos los días!

¿Quieres saber por qué? Porque te protege del sol. Te protegerá del sol tanto en verano como en invierno. Porque aunque en verano los rayos solares pueden tener más potencia, en cualquier época del año puede hacerte daño si no tienes la dermis bien protegida.

Además, este tipo de cosmético está indicado para todo tipo de dermis, aunque si tienes la dermis mixta o grasa, entonces tendrás que asegurarte que sea un cosmético “oil free” y que esté totalmente libre de aceites que puedan perjudicarte.

De cualquier modo, siempre tendrás que acompañar el uso del sérum con una buena crema hidratante de confianza. Para usarlo bien debes tener presente lo siguiente:

  • Aplicar en el rostro previamente limpio y seco (también cuello y escote)
  • Después aplica tu crema hidratante de confianza
  • Aplica protector solar en tu rostro, cuello y escote (vuelve a ponerlo cada dos horas que estén expuesto/a al sol)
  • Como tiene concentraciones muy altas de sus activos, recuerda que solo necesitas unas 4 gotas para extenderlo en todas las zonas comentadas

Ahora que ya sabes por qué utilizar un sérum con vitamina C, ¡anímate y que no te falte en tus rutinas de cuidado facial!

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta